Quereles

1.450,00

  • Acrílico sobre lienzo, 100*100cm

Los sábados por la mañana siempre iba con mi padre al polígono de la Torrecilla. Me encantaba levantarme temprano y acompañarlo a hacer mandados para el taller y de paso visitar otros repuestos de la zona.

Recuerdo esos trayectos llenos de historias de vida y de consejos que me encantaba escuchar. Uno de esos días, íbamos montados en el Patrol blanco, bajando la cuesta del Mirador y atento me dijo: «Hija hay muchos tipos de quereles, no los confundas nunca» – dijo con voz de padre y mirándome de reojo mientras conducía por la estrecha Carreterilla.

«Papà, ¿y qué significa? ¡¡Yo quiero mucho a todos!!» – repliqué sin saber a qué se refería… «Hija nunca podrás querer a tus padres como a tu hermano, ni a tu mejor amiga como a tu primo, ni a tu marido como a tus hijos.

Cada uno de ellos es único y merecen un lugar distinto en tu corazón. Unos serán los que llenen tu vida y otros los querrás de distinta forma, pero siempre, siempre serán importantes cada uno de ellos»

«Es así y es importante que lo entiendas»-me dijo lleno de bondad. Hoy entiendo y siento las palabras de mi padre pues cada querer es autónomo, único y compone una parcelita de nosotros.

Amar y saber qué parte corresponde a cada persona, nos hace valorar cada. Dedicado a mi padre, que, junto con mi madre, son los grandes motores que mueven mi vida.

Categoría:

Descripción

Quereles. Los sábados por la mañana siempre iba con mi padre al polígono de la Torrecilla. Me encantaba levantarme temprano y acompañarlo a hacer mandados para el taller y de paso visitar otros repuestos de la zona.

Recuerdo esos trayectos llenos de historias de vida y de consejos que me encantaba escuchar. Uno de esos días, íbamos montados en el Patrol blanco, bajando la cuesta del Mirador y atento me dijo: «Hija hay muchos tipos de quereles, no los confundas nunca» – dijo con voz de padre y mirándome de reojo mientras conducía por la estrecha Carreterilla.

«Papà, ¿y qué significa? ¡¡Yo quiero mucho a todos!!» – repliqué sin saber a qué se refería… «Hija nunca podrás querer a tus padres como a tu hermano, ni a tu mejor amiga como a tu primo, ni a tu marido como a tus hijos.

Cada uno de ellos es único y merecen un lugar distinto en tu corazón. Unos serán los que llenen tu vida y otros los querrás de distinta forma, pero siempre, siempre serán importantes cada uno de ellos»

«Es así y es importante que lo entiendas»-me dijo lleno de bondad. Hoy entiendo y siento las palabras de mi padre pues cada querer es autónomo, único y compone una parcelita de nosotros.

Amar y saber qué parte corresponde a cada persona, nos hace valorar cada. Dedicado a mi padre, que, junto con mi madre, son los grandes motores que mueven mi vida.

Información adicional

Peso 3,300 kg